Cada Día un trozito :D


  • 0

    de Historía, empezamos:

    Manchugúo o Manchukúo (pinyin Mǎnzhōuguó, literalmente: «Nación de Manchuria») es un país ubicado en el este del continente asiático. Al principio fue un gobierno títere -nominalmente Estado independiente- puesto en el poder por los japoneses al norte de China a manera de protectorado.

    En 1940, logró conseguir su independencia total al final de la Gran Guerra del Pacífico, por medio de un plebiscito organizado por la Sociedad de Naciones.
    GeografíaEditar sección

    Es una región montañosa, cruzada por los valles de los ríos Sungari y Liao, los cuales son alimentados por los ríos de los mismos nombres respectivos. Su subsuelo es rico en hierro, zinc, carbón, plomo, cobre, plata y oro. Posee un clima riguroso con largos y muy fríos inviernos.
    HistoriaEditar sección

    Manchuria fue originalmente una provincia del Imperio chino desde los días de la Dinastía Qing, creada por príncipes manchúes que invadieron China y la gobernaron totalmente desde 1644 hasta 1911. Desde fines del siglo XIX Manchuria estuvo bajo una fuerte influencia de la Rusia zarista a causa de la construcción del ferrocarril de Moscú a Vladivostok. Japón reemplazó dicha influencia rusa después de la guerra ruso-japonesa de 1904 e instaló la línea del «Ferrocarril del Sur de Manchuria» en 1906, desde la ciudad de Changchun hasta Port Arthur (en japonés Ryojun). Esto motivó que numerosos comerciantes japoneses migraran a las ciudades principales de Manchuria, estableciendo una sólida penetración mercantil, y aumentaran en esa región las inversiones de empresas japonesas en minería e industria. A ello se añade que el control japonés del principal ferrocarril permitió que el mercado manchuriano se abasteciera ante todo de productos nipones. Ante tal situación, el débil gobierno imperial chino aceptó que Japón (al igual que los países europeos que poseían concesiones en China) enviara sus propias tropas para custodiar todo el trayecto del Ferrocarril del Sur de Manchuria. Entre la Primera Guerra Mundial y la Gran Guerra del Pacífico, Manchuria se transforma en un campo de batalla política y militar. La influencia japonesa tanto en forma de expansión económica como de ocupación militar se extiende hacia el territorio ruso desde 1917, llegando a regir Vladivostok y su región circundante tras el caos de la Revolución rusa, pero la República Federal de Rusia retoma el control total del antiguo territorio zarista a partir de 1923. Mientras tanto Manchuria se convierte en otra provincia sujeta a la anarquía de los señores de la guerra chinos. El 18 de septiembre de 1931 estallan explosivos en una sección del Ferrocarril del Sur de Manchuria, y Japón acusa del ataque a las tropas de los «señores de la guerra» chinos en el llamado Incidente de Mukden. El gobierno japonés alega que sus inversiones y súbditos en Manchuria no tienen su seguridad garantizada por el débil gobierno de China (que no controlaba la totalidad del territorio chino) y envía tropas a ocupar militarmente toda Manchuria. La ocupación por tropas japonesas alcanza ahora a toda la región y no sólo a las recorridas por el ferrocarril, venciendo fácilmente la escasa y aislada resistencia armada china. China no tenía un gobierno central fuerte, ni fuerzas capaces de recuperar el control de Manchuria; las únicas tropas disponibles allá eran de algunos caudillos locales que dependían del apoyo japonés para sobrevivir y, por tanto, China tan sólo pudo protestar ante la comunidad internacional representada en la Sociedad de Naciones. Después de invadir Manchuria en 1931, Japón declaró la zona independiente de China el 18 de febrero de 1932, bajo el nombre de Gran estado Manchú. La principal ciudad, Changchun, fue escogida como capital del joven Estado y rebautizada como Xinjing o «Nueva capital». Puyi, el último emperador de la dinastía Qing, fue colocado en 1932 por los japoneses como jefe del ejecutivo y en 1934 proclamado emperador de Manchukuo.

    El país es nombrado Gran Imperio Manchukuo, pero el poder político real queda en manos de «consejeros» japoneses que ocupan puestos en toda la administración pública de Manchukuo junto al personal manchú. Incluso la proclamación de independencia no implicó la retirada de las tropas japonesas, sino por el contrario un gran aumento en el número de éstas para «proteger los intereses de Japón» en el nuevo Estado y usarlo como base militar para la invasión de China.

    El territorio fue separado de China para todos los efectos prácticos y, gracias a las inversiones japonesas y a sus propios recursos naturales, se convierte en una potencia industrial. A su vez, la economía japonesa, ahogada por la crisis comercial mundial derivada de la Gran Depresión, encuentra en el expansionismo la posibilidad de obtener, en condiciones ventajosas, un mercado para sus manufacturas y una fuente de recursos naturales; para tal finalidad, Manchukuo es un territorio idóneo debido a la riqueza del país en materia primas, la presencia de antiguos intereses económicos japoneses bien asentados en la zona, y al total control político y militar que Japón ejercía sobre el gobierno manchú.

    Una resolución de la Sociedad de Naciones declaró en 1934 que el territorio manchú seguía siendo parte de China y negó el reconocimiento diplomático a Manchukuo, siendo esta una de las razones que llevaron a Japón a abandonar la Sociedad de Naciones en 1934. No obstante, Manchukuo obtuvo el reconocimiento diplomático de distintos países como El Salvador, República Dominicana, Alemania e Italia.

    En 1938, con la Guerra del Pacífico destrozando las aspiraciones japonesas de dominar el este asiático, una vengativa Rusia declaró la guerra a Japón y sus aliados. El ejército ruso terminó destruyendo las pocas defensas manchú y japonesas en el norte de Manchuria, causando el pánico entre los miembros importantes del gobierno y provocando que gran parte de los observadores japoneses escaparan del país hacia Corea, donde los japoneses habían logrado detener temporalmente el avance ruso.

    Con los rusos acercándose a la capital, el emperador Puyi envía emisarios diplomáticos a espaldas de los japoneses, con el objetivo de conseguir una paz que pudiese mantener la independencia del país. Los primeros intentos fueron un fracaso rotundo, alegando los Aliados a que Manchuria era simplemente un estado títere y que la región es parte integral de China. Sin embargo, Rusia veía con otros ojos la situación, ya que con el rápido crecimiento económico que el país había tenido desde comienzos de los años 30, la creación de una esfera de influencia en el este de asiático, se volvió la prioridad principal del gobierno del presidente Alexander Kolchak.

    Podeís devatir las 24h restantes.



  • 1

    Me espero al blueray

    P.D.:
    @erpatata dijo:

    Podeís devatir las 24h restantes.



  • 2

    @Pixel dijo:

    Me espero al blueray

    P.D.:
    @erpatata dijo:

    Podeís devatir las 24h restantes.

    joder con lo que me he currado el texto





Has perdido la conexión. Reconectando a Éxodo.