25 abusos de restaurantes y bares según FACUA


  • 0

    ¿Os ha ocurrido alguno de ellos, xhures?


    1. Cobran la tapa de ensaladilla como si estuviera hecha con caviar de esturión beluga y la cerveza parece tener cebada cultivada en los jardines del Palacio de Versalles. Los precios son libres. Y tú también lo eres de no volver al local y de contar cómo se pasan, a tus amigos y en las redes sociales. Eso sí, en caso de que te quieran cobrar un pastizal por un producto del que habían ocultado el precio, puedes negarte. En cualquier caso, es necesario que la legislación del sector mejore para obligar a que el menú que se entrega en la mesa o la barra incluya los precios de todos los productos que sirven en el establecimiento. Con la normativa vigente en la actualidad, pueden omitir algunos si exhiben en un lugar visible una lista de precios completa. Si tampoco lo hacen, el incumplimiento de la ley es indiscutible.

    2. No aparecen las bebidas en la carta. Y no se trata de que tengan una de vinos aparte. Hay locales donde informan de los precios de lo que se come pero no de lo que se bebe. A veces, es una trampa para cobrarte un disparate por una caña de cerveza o un refresco.

    3. Cobran por el pan. Pueden hacerlo, pero sólo si está en la lista de precios. Suelen incluir en la cuenta una cantidad por cada persona que se sienta a la mesa, salvo que indiques que no lo quieres. Por cierto, si especifican que cobran por cada pieza, no descartes que el precio aumente si se acaba y pides más.

    4. El aperitivo que no pediste te sale por un ojo de la cara. Salvo que indiques que no lo quieres, es perfectamente legal, siempre que aparezca en la lista de precios. Eso sí, mientras hay establecimientos donde puedes abrir boca con una riquísima y económica degustación de alguno de los platos que aparecen en la carta, en otros te cobran 3 euros por un triste puñado de patatas fritas de bolsa.

    5. Los precios que aparecen en la cuenta son un 10% más caros que los de la carta porque había que añadirles el IVA. Está absolutamente prohibido. Y no vale eso de incluir una frase con la advertencia "IVA no incluído" para que se lo sumes tú a cada plato. Has venido a comer, no a hacer sudokus, que con un 10% es fácil, pero como vuelvan a subir el IVA... La ley establece que siempre hay que indicar el precio final completo, por lo que puedes plantear que no pagarás más del importe que habías leído junto a cada plato.

    6. En mesa, los precios son más caros que en la barra. Pueden hacerlo, pero únicamente si en la carta desglosan todos los precios. Al igual que con el IVA, no es admisible legalmente limitarse a indicar a pie de página que habrá un porcentaje de incremento por el servicio en mesa.

    7. Hay un suplemento si quieres la carne muy hecha. Se ve que hay que compensar de alguna forma el descomunal sobreesfuerzo que representa para el cocinero. ¿Aplicarán un descuento si la pides casi cruda? Obviamente, ni se te ocurra aceptar esa tomadura de pelo.

    https://twitter.com/facua/status/638292844755742720

    1. En algunos platos de la carta, en lugar de los precios aparecen las siglas "SM" o "PSM". Ni los platos incluyen un libro de texto ni tienen nada que ver con el Partido Socialista de Madrid. Se refieren a que aplican "precios según mercado". Y como imaginarás a estas alturas, no es legal. Puede ser razonable que cada varios días, o incluso a diario, cambien los precios de carnes, pescados y mariscos frescos en proporción a su oscilación en el mercado, pero eso no les exime de reimprimir la carta o colocar una simple pegatina para actualizar sus importes.

    2. Aplican un suplemento por el hielo. Si pides un refresco, resulta tan abusivo como si te cobraran por el vaso. Y cuidado, no vaya a ser que tengan otra tarifa por cada cubito extra. Si se trata de un café, siempre tienen la opción de incluir en la carta el "café con hielo" como un producto distinto. Es bastante cutre pero admisible legalmente.

    3. El agua del grifo hay que pagarla. Pues sí, son unos roñosos pero no incumplen la ley... salvo que hayan olvidado incluirlo en la lista de precios.

    4. Pides una pastilla para el dolor de cabeza y te la incluyen en la cuenta. No sólo no pueden cobrártela, sino ni tan siquiera dártela. Sólo las farmacias y los centros sanitarios pueden suministrar medicamentos. Si debido a sus contraindicaciones te provoca un problema, el responsable del establecimiento puede meterse en un lío.

    5. Pretenden que pagues por entrar en el servicio. Igual la tarifa es más cara si quieres usar jabón o papel higiénico. Tan legal como que tú les cobres por tirar de la cisterna.

    6. Hay una carta paralela cuyos precios sólo están en la mente de los camareros. "Además de lo que está en la carta tenemos...". En muchos casos, el complemento directo de esta frase es una eterna lista de platos por los que tienes que volver a preguntar una y otra vez: "¿Qué es lo que dijo entre la urta a la roteña y el solomillo al whisky?", "El decimonoveno montadito, ¿era de melva con pimientos o con alioli?". Si no aparecen ni en la carta que nos entregan en la mesa ni en una lista de precios perfectamente visible en el local, estás en tu derecho de negarte a pagar cantidades que consideres abusivas. Como mucho, puedes ofrecerte a abonar precios que se equiparen a los de otros platos que sí están por escrito. Y si no atienden a razones, tienen las de perder, no sólo porque no les pagues, sino por la multa que puede caerles. Haz una foto del listado de precios para aportarla como prueba si tienes que presentar una denuncia ante la autoridad autonómica de consumo.

    7. Existe un "menú del día" del que nadie te informa. Una ley de 1965 obligaba a los restaurantes a ofrecerlo con primer plato, segundo, pan, vino (¡viva!) y postre. La norma está derogada, pero muchísimos locales tienen menú del día, en algunos casos porque creen que sigue siendo obligatorio. A veces lo esconden o le ponen un precio tan caro que sale más a cuenta elegir platos de la carta. Sus propietarios son tan listillos que creen que están saltándose una ley que ni siquiera existe. Y luego están los que incluyen en el menú platos que no darían de comer ni a sus mascotas.

    8. No te permiten compartir el menú del día. Se ve que si comes de menú te están haciendo un favor, así que ni se te ocurra sacar la mano para coger una patata frita del plato de tu pareja, porque puede que haya cámaras grabándote. Pero no, obviamente no existe ninguna ley que diga que el menú es personal e intransferible.

    9. Algunos precios se indican por gramos y no por unidad. Hay platos en los que puede ser razonable informar así, pero para no llevarte a error, la carta debería aclarar al menos el peso referente que suelen tener de media y el precio que les correspondería. Y si se trata de una pieza entera, por ejemplo un pescado, puedes solicitar que te la enseñen antes de cocinarla.

    10. Cobran por el cubierto. Salvo que la idea sea que los paguen los clientes que quieran llevárselos a casa, es tan ilegal como que te cargasen una cantidad adicional por limpiar la mesa o poner el mantel. En resumen, no puede cobrarse nada que resulte necesario para la prestación del servicio. Y no, lo de que podrías comer con las manos no cuela.

    https://twitter.com/facua/status/638290038627942400

    A partir de aquí son peores, menos el 24 xD

    También hay abusos que van más allá de los precios:

    1. El plato de atún tarda tanto que empieces a sospechar que han enviado al cocinero a pescarlo con sus propias manos.

    2. El camarero sufre un síndrome de sordera selectiva y no percibe el sonido que producen ciertas combinaciones de palabras como "agua del grifo" o "cambiar los cubiertos".

    3. Empiezan a tomarte nota de la comida con la mesa sucia. No falla: once de cada diez veces acabarán sirviéndote los platos sin haberla limpiado.

    4. Eres el único sin atender en el local y el camarero sigue sin prestarte atención aunque te acerques a la barra. Necesita colocar antes todos esos platitos, cucharillas y azucarillos, ante el riesgo de que lleguen otros 300 clientes de golpe.

    5. Desde que te sirven la bebida hasta que vuelven para tomar nota de la comida te ha dado tiempo a ver en el móvil la última temporada de Juego de tronos. Cada vez que aparece el camarero, se dedica a mirar al horizonte en lugar de a las mesas. Y cuando por fin se da cuenta de que estás levantando la mano, se da la vuelta. Posiblemente pensará que estás llamando un taxi. Lo peor es cuando acaban sirviendo los platos a un ritmo distinto para cada comensal y a tu pareja le ponen el postre mientras a ti todavía no te han servido el primer plato. Y tu comida llega por fin... fría. La solución no siempre es que se lleven el plato para volver a calentarlo. Si habías pedido la carne poco hecha, puede regresar más dura que la suela de un zapato.

    6. El plato que te sirven no se parece en nada al de la foto. Y es que las imágenes de la comida que anuncian los restaurantes son como la foto de perfil que algunos amigos cuelgan en las redes sociales (la tuya no, por supuesto). Tienen tantos filtros y retoques que cualquiera diría que las hamburguesas de McDonald´s llevan demasiada carne.

    7. Cuando traen la cuenta te dicen que no pueden cobrar con tarjeta porque la máquina se les averió ayer. Es algo que debieron indicar con un cartel, justo donde dicen que admiten el pago con tarjeta, y que el camarero tendría que haberte informado al llegar. Si no llevas suficiente dinero en efectivo, igual tu casa está más cerca que un cajero donde no te cobren comisión. Puedes pedir la cuenta del restaurante para hacerles el ingreso. Aunque igual tienen la desfachatez de insistirte en que salgas a la calle a buscar el dinero... y que les dejes a tu primogénito como señal.

    8. Lo que sirven no se lo comerían ni los zombis de The Walking Dead. Hay locales donde la calidad brilla por su ausencia e incluso no tienen escrúpulos para servir alimentos en mal estado, algo que no resolverían ni aunque Alberto Chicote se fuese a vivir con el dueño. Si el plato está incomible o no tiene nada que ver con lo que has pedido, puedes negarte a pagarlo. Y si sufres una intoxicación alimentaria, no dejes de reclamar una indemnización por daños y perjuicios.

    :fountain: -> https://www.facua.org/es/noticia.php?Id=9603



  • 1

    interesante y divertido el articulo, aunque la mayoria de cosas no se en que pais tercermundista pasan(tipo que te cobren cubiertos o hielo) pero a mi nunca. mis pies



  • 2

    @kb24 dijo:

    interesante y divertido el articulo, aunque la mayoria de cosas no se en que pais tercermundista pasan(tipo que te cobren cubiertos o hielo) pero a mi nunca. mis pies

    Imagino que será en sitios costeros, un restaurante con mucho morro y un par de guiris xD



  • 3

    yo una vez fui a un bar de carretera y el marisco encima de caro (50€ la unidad) estaba en mal estado, no vuelvo



  • 4

    @MADarchFUCKarch dijo:

    En Italia prácticamente en todos los restaurantes te cobran el cubierto. Suele ser entre 1 y 5 euros por persona, dependiendo de la zona turística en la cual te halles. Son sus costumbres y hay que respetarlas. No creo que en España sea ilegal cobrarte el cubierto siempre y cuando lo indique en la carta. Y si leyendo la carta te das cuenta de ello y te parece una estafa pues te levantas y te vas.

    Es de facua directamente, si dicen que es ilegal lo será xhur :nusenuse: Si lo pone claro tira que va, pero a mi si me lo esconden ni de coña xD Y no me vale lo de "sí, lo pone aquí, entre los vinos"



  • 5

    @Pixel dijo:

    Es de facua directamente, si dicen que es ilegal lo será xhur :nusenuse: Si lo pone claro tira que va, pero a mi si me lo esconden ni de coña xD Y no me vale lo de "sí, lo pone aquí, entre los vinos"

    Está claro :roto2: hay que ponerlo claro y leer bien también. A mí cuando me dicen que algo es ilegal sin especificarme qué ley lo prohíbe enseguida sospecho.



  • 6

    La mítica del impuesto por sacar la comida a la terraza, esa en la ciudad donde estudio la hacen constantemente :qtedoy:



  • 7

    @username dijo:

    La mítica del impuesto por sacar la comida a la terraza, esa en la ciudad donde estudio la hacen constantemente :qtedoy:

    en eso hay de todo xD Están los que cobran un pequeño plus, los que cobran una barbaridad y los que sólo tienen terraza y no te libras de que te cobren la terraza de ninguna forma xD



  • 8

    @Pixel dijo:

    en eso hay de todo xD Están los que cobran un pequeño plus, los que cobran una barbaridad y los que sólo tienen terraza y no te libras de que te cobren la terraza de ninguna forma xD

    Es tal cual lo has dicho, un bar a mi parecer sobrevalorado, en el que es imposible pillar sitio dentro porque solo hay una mesa. Sí o sí tienes que salir a la terraza y luego te cobran el impuesto :roto2qtemeto:



  • 9

    @username dijo:

    Es tal cual lo has dicho, un bar a mi parecer sobrevalorado, en el que es imposible pillar sitio dentro porque solo hay una mesa. Sí o sí tienes que salir a la terraza y luego te cobran el impuesto :roto2qtemeto:

    menudos hijos de puta, me contó un amigo que ha tenido varios bares que lo de las terrazas es un puto cachondeo, que pagan una puta mierda por tenerlas, párate a pensar los costos de tener mesas dentro del local en alquiler y demás y lo barato que te sale pagar un pequeño impuesto a ayuntamiento por tenerlas en la calle

    demigrante que te cobren por eso :facepalm:



  • 10

    @MADarchFUCKarch dijo:

    Qué más da que te lo cobren en tasa por separado o que te suban los precios. Si quieres que te salga más barato te compras la comida o bebida en el súper y te quedas en casa. Los dueños de bares y restaurantes también tienen que aguantar a muchos gilipollas, borrachos y gente que mea en el suelo. Por cobrar una tasa de 30 céntimos tampoco hay que ponerse violento. Si no te gusta no vuelves más y listo.

    pues que es un puto abuso joder que pareces tonto :facepalm:

    osea el ayuntamiento te cede espacio público a un precio bajisimo el metro cuadrado respecto a la que te cuesta ese espacio dentro del local y encima cobras una tasa extra? :facepalm:

    que de usureros hay en España joder



  • 11

    @Yung-Beef dijo:

    menudos hijos de puta, me contó un amigo que ha tenido varios bares que lo de las terrazas es un puto cachondeo, que pagan una puta mierda por tenerlas, párate a pensar los costos de tener mesas dentro del local en alquiler y demás y lo barato que te sale pagar un pequeño impuesto a ayuntamiento por tenerlas en la calle
    demigrante que te cobren por eso :facepalm:

    Depende de las tasas que irán variando y de cuantas puedes sacar, supongo que muchos tendrán todo lo que puedan fuera y dentro :nusenuse: Es difícil generalizar con estas cosas xD



  • 12

    @Pixel dijo:

    Depende de las tasas que irán variando y de cuantas puedes sacar, supongo que muchos tendrán todo lo que puedan fuera y dentro :nusenuse: Es difícil generalizar con estas cosas xD

    no es una generalización, es la verdad que te sale mucho más barato una mesa fuera en terraza que dentro



  • 13

    @MADarchFUCKarch dijo:

    Hay tías que compran bolsos de 500 euros para arriba. El coste que soportan los fabricantes es miserable. Lo mismo con los smartphones y tantas otras cosas que la gente paga sin abrir la puta boca y habiendo críos detrás trabajando por cuatro duros. A saber qué móvil tienes tú como para irte quejando de las terrazas.
    Edito: por cierto yo tampoco voy a sitios donde hay que pagar en las terrazas porque también me toca las pelotas pero no soy nadie para decirle al dueño cómo tiene que llevar su negocio.

    pagar un sobrecoste cuando medio yo como ciudadano le estoy regalando ese cacho de suelo me parece patético



  • 14

    @Yung-Beef dijo:

    pagar un sobrecoste cuando medio yo como ciudadano le estoy regalando ese cacho de suelo me parece patético

    Te lo parece y lo es. La solución es no ir a esos sitios. Los usureros lo son en todo y si quitaran la tasa te lo harían pagar de otra forma.



  • 15

    @Pixel dijo:

    Imagino que será en sitios costeros, un restaurante con mucho morro y un par de guiris xD

    Yo estaba en Marbella por motivo de trabajo. Llegué y paré a desayunar antes de ir a la cita que tenía, y pedí tostadas con mantequilla. Me pusieron una tarrina de mantequilla de esas enanas, así que le pedí otra.

    Cuando fui a pagar me cobraron 50 céntimos más por la dichosa tarrina. Le dije a la mujer que era una sinvergüenza, pero pagar, lo pagué :facepalm:



  • 16

    Trabajo en la hostelería desde hace muchos años y es cierto que te encuentras cada cosa que flipas pero el listado no es cierto, no sé si por conveniencia de Rubén Sanchez (el cabecilla de FACUA), por desconocimiento o por hacerse el graciosete y coger el tren después de la que se lió con la cuenta del restaurante de Formentera pero dice muchas gilipolleces.

    El hecho de que si no aparece el precio de algún artículo en la carta tienes derecho a reclamar, incluso de no pagar es cierto. Lo precios deben de estar siempre visibles, los platos en la carta y las bebidas en el listado de precios reglamentario. Si tienes este listado no es obligatorio indicarlo además en carta.

    No voy a ir uno por uno pero por mencionar alguno, pero por ejemplo en el caso del número 3, hay mesas que piden pan, otro pan, más pan y de postre pan, y al final han cenado con el pan, un sólo plato y una bebida, y para más inri se explayan en el tiempo que se pegan sentados en la mesa. Por eso está bien que se cobre el pan, aunque la primera pieza debería de servirse sin coste, cosa que casi nadie hace.

    En el caso del número 8, hay muchísimos negocios de hostelería que basan su cocina en lo que hay en el mercado ("cocina de mercado" se llama) y no puedes permitirte cobrar hoy un lenguado igual que mañana cuando por el motivo que sea te ha costado bastante más por kilo. Poner pegatinas diariamente en la carta queda, además de cutre, muy feo así que es una gilipollez que no permitan indicar que el precio es según mercado. No estoy de acuerdo en que se utilicen siglas (SM o PSM) pero sí el aviso.

    Pasa lo mismo que con los fuera de carta (número 13). Es absurdo tener que imprimir una carta cada día que quieras ofrecer a tus clientes alguna delicatessen que hayas encontrado en el mercado o algún plato de nueva creación. Si fuera así habría que incluir el gasto por la impresión de las cartas en los escandallos (cálculo del precio de los platos según costes).

    Idéntico el número 16. En el restaurante donde trabajo ofrecemos chuletón ternera de Ávila a peso. Cortamos la pieza en cocina y se saca a la mesa para enseñarlo al cliente, informándoles del peso. Si lo quieres se les cocina, si no pues a la cámara de nuevo. Y no es necesario explicar mucho más de lo que explico en los dos párrafos anteriores.

    Del 18 en adelante son tan absurdos que me parecen un chiste del señor Rubén para hacerse el gracioso ya que son más bien obra del malhacer del trabajador en cuestión, en estos casos un camarero muy malo, que de otra cosa.

    (Offtopic: puntazo el emoji para indicar la fuente )



  • 17

    @JoseAsecas dijo:

    Trabajo en la hostelería desde hace muchos años y es cierto que te encuentras cada cosa que flipas pero el listado no es cierto, no sé si por conveniencia de Rubén Sanchez (el cabecilla de FACUA), por desconocimiento o por hacerse el graciosete y coger el tren después de la que se lió con la cuenta del restaurante de Formentera pero dice muchas gilipolleces.
    El hecho de que si no aparece el precio de algún artículo en la carta tienes derecho a reclamar, incluso de no pagar es cierto. Lo precios deben de estar siempre visibles, los platos en la carta y las bebidas en el listado de precios reglamentario. Si tienes este listado no es obligatorio indicarlo además en carta.
    No voy a ir uno por uno pero por mencionar alguno, pero por ejemplo en el caso del número 3, hay mesas que piden pan, otro pan, más pan y de postre pan, y al final han cenado con el pan, un sólo plato y una bebida, y para más inri se explayan en el tiempo que se pegan sentados en la mesa. Por eso está bien que se cobre el pan, aunque la primera pieza debería de servirse sin coste, cosa que casi nadie hace.
    En el caso del número 8, hay muchísimos negocios de hostelería que basan su cocina en lo que hay en el mercado ("cocina de mercado" se llama) y no puedes permitirte cobrar hoy un lenguado igual que mañana cuando por el motivo que sea te ha costado bastante más por kilo. Poner pegatinas diariamente en la carta queda, además de cutre, muy feo así que es una gilipollez que no permitan indicar que el precio es según mercado. No estoy de acuerdo en que se utilicen siglas (SM o PSM) pero sí el aviso.
    Pasa lo mismo que con los fuera de carta (número 13). Es absurdo tener que imprimir una carta cada día que quieras ofrecer a tus clientes alguna delicatessen que hayas encontrado en el mercado o algún plato de nueva creación. Si fuera así habría que incluir el gasto por la impresión de las cartas en los escandallos (cálculo del precio de los platos según costes).
    Idéntico el número 16. En el restaurante donde trabajo ofrecemos chuletón ternera de Ávila a peso. Cortamos la pieza en cocina y se saca a la mesa para enseñarlo al cliente, informándoles del peso. Si lo quieres se les cocina, si no pues a la cámara de nuevo. Y no es necesario explicar mucho más de lo que explico en los dos párrafos anteriores.
    Del 18 en adelante son tan absurdos que me parecen un chiste del señor Rubén para hacerse el gracioso ya que son más bien obra del malhacer del trabajador en cuestión, en estos casos un camarero muy malo, que de otra cosa.
    (Offtopic: puntazo el emoji para indicar la fuente )

    Completamente de acuerdo en muchas cosas.

    Cuando he leído el post me han dado vergüenza ajena más de la mitad de los puntos. Además de poca gracia hay muchas gilipolleces sólo para llegar a los 25. No quería decirlo el primero porque he visto que le han dado algún Me Gusta y he pensado "igual eres tú, MADarchFUCKarch, que hoy estás muy exigente con los hilos".



  • 18

    @JoseAsecas dijo:

    Trabajo en la hostelería desde hace muchos años y es cierto que te encuentras cada cosa que flipas pero el listado no es cierto, no sé si por conveniencia de Rubén Sanchez (el cabecilla de FACUA), por desconocimiento o por hacerse el graciosete y coger el tren después de la que se lió con la cuenta del restaurante de Formentera pero dice muchas gilipolleces.
    El hecho de que si no aparece el precio de algún artículo en la carta tienes derecho a reclamar, incluso de no pagar es cierto. Lo precios deben de estar siempre visibles, los platos en la carta y las bebidas en el listado de precios reglamentario. Si tienes este listado no es obligatorio indicarlo además en carta.
    No voy a ir uno por uno pero por mencionar alguno, pero por ejemplo en el caso del número 3, hay mesas que piden pan, otro pan, más pan y de postre pan, y al final han cenado con el pan, un sólo plato y una bebida, y para más inri se explayan en el tiempo que se pegan sentados en la mesa. Por eso está bien que se cobre el pan, aunque la primera pieza debería de servirse sin coste, cosa que casi nadie hace.
    En el caso del número 8, hay muchísimos negocios de hostelería que basan su cocina en lo que hay en el mercado ("cocina de mercado" se llama) y no puedes permitirte cobrar hoy un lenguado igual que mañana cuando por el motivo que sea te ha costado bastante más por kilo. Poner pegatinas diariamente en la carta queda, además de cutre, muy feo así que es una gilipollez que no permitan indicar que el precio es según mercado. No estoy de acuerdo en que se utilicen siglas (SM o PSM) pero sí el aviso.
    Pasa lo mismo que con los fuera de carta (número 13). Es absurdo tener que imprimir una carta cada día que quieras ofrecer a tus clientes alguna delicatessen que hayas encontrado en el mercado o algún plato de nueva creación. Si fuera así habría que incluir el gasto por la impresión de las cartas en los escandallos (cálculo del precio de los platos según costes).
    Idéntico el número 16. En el restaurante donde trabajo ofrecemos chuletón ternera de Ávila a peso. Cortamos la pieza en cocina y se saca a la mesa para enseñarlo al cliente, informándoles del peso. Si lo quieres se les cocina, si no pues a la cámara de nuevo. Y no es necesario explicar mucho más de lo que explico en los dos párrafos anteriores.
    Del 18 en adelante son tan absurdos que me parecen un chiste del señor Rubén para hacerse el gracioso ya que son más bien obra del malhacer del trabajador en cuestión, en estos casos un camarero muy malo, que de otra cosa.
    (Offtopic: puntazo el emoji para indicar la fuente )

    Eres el único que se ha dado cuenta del emoji :deal:

    Con lo que comentas tienes razón, lo de FACUA es un poco exagerado. Depende de los sitios. Quizá en el caso nº 8 lo puedes cobrar por peso, poner un rango de precios, o poner el precio en otro sitio. Tampoco entiendo, pero vamos que si es un precio normal no hay problema xD

    Del 18 para alante son relleno para llegar al 25 :elrisas: Salvo el 24, me ha hecho gracia lo de dejar a tu primogénito mientras vas a por dinero, eso a veces pasa sin ser culpa de nadie :elrisas:



  • 19

    El texto es malo

    Y si tienes en cuenta que lo a publicado una asociación referente en la proteccion fel consumidor es aun peor

    No son formas para ese tipo de comunicado, que parecede de un niño con berrinche





Has perdido la conexión. Reconectando a Éxodo.