Copore sano en mens sana


  • 0

    Cuando construyáis vuestro propio Himan, cuando saquéis a relucir vuestro máximo potencial genético a base de hierro y proteina, entenderéis por qué algunos insistimos tanto en la necesidad de complementar la sabiduría y la espiritualidad con un cuerpo a la altura de tus valores, valores cristianos (no necesariamente católicos) y tradicionalistas, acordes con el modo de vida de un caballero.

    Corpore sano in mens sana. Ya lo decía mi abuelo, nada que las ponga más calientes que un fornido intelectual con los bolsillos
    llenos y una blanca sonrisa. Eso es un hombre, como los de antes, los que construyeron este pequeño paraíso en el que vivimos dentro de un mundo apocalíptico.

    Es la tercera pata de la silla, la que garantizará la estabilidad, la garantía de que nadie pueda haceros tambalear cuando imagen e intelecto se vean superados. Estabilidad y eficiencia hechas hombre, un reclamo para las mejores manzanas del árbol y un referente para los gusanos de la superficie, que tendrán que conformarse con buscar "la suerte" cuando deberían empezar por buscarse a sí mismos





Has perdido la conexión. Reconectando a Éxodo.