Ser un macho beta no es tan malo


  • 0

    fín y al cabo cumplen una función esencial en la sociedad, la función de asistir y atender a la mujer con sus necesidades emocionales (esto no es malo de por sí, lo malo es cuando lo haces buscando sexo a cambio) aguantar a los criajos, invitar a fantas y fregar los platos.
    Estos al final FOLLAN a la fuerza, pero los que están todo el día lamentándose de lo putas que son todas (menos con ellos) no llegan ni a betas, porque no sirven ni para hacer de perrito faldero.

    Mirad, hay tres tipos de tíos en el mundillo de la noche: Los que van a su bola seguros de sí mismos y se acaban llevando a las chorbas casi sin esfuerzo, los que tras pagar las fantas correspondientes e ir detrás de una tía toda la noche "pueden" llegar a conseguir algo, y por último, los que ni se acercan a una, haciéndose los interesantes cuando lo que ocurre es que están cagados de miedo.
    Eso sí, luego como alguno de estos pille cacho por gracia divina, os van a estar dando el coñazo de lo lindo, con lo fuckers y fenomenales que son.

    Hay una línea delgadísima entre quien se cree el puto amo del universo y en realidad está dando más pena que verguenza, y alguien que realmente sabe tener la situación bajo control. Por eso hay tantos supuestos alfillas por ahí, que cuando ahondas un poco te das cuenta de que detrás no hay más que un matojo de complejos e inseguridades.

    Recapitulando, ser unos betazos no es lo peor que os podría pasar. Lo peor es ser uno de estos fantasmas sin media hostia a los que se les desmonta el chiringuito fácilmente y en realidad están desesperados por cepillarse lo que sea.



  • 1

    Lo suscribo





Has perdido la conexión. Reconectando a Éxodo.