Saliste a la arena del night club y yo te recibí con mi quite mejor.


  • 0

    Estabas sudadita pues era una noche que hacía calor. Te invité a una copita y tú me endosaste el primer revolcón. Tenías querencia a la barra y tuve que tomar tres puyazos de ron para sacarte a los medios con el beneplácito de la afición, que con olés me animaba mientras me arrimaba a tan brava mujer. Y yo bolinga, bolinga, bolinga, haciendo frente a la situación con torería y valor. Y allí en la arena del night club citando sin ventaja y contento de ron te ceñí la cintura palpando tu faja con garbo y valor entre olés, ovaciones y aclamaciones de satisfacción.

    La culpa fue del Cha-cha-chá que tú me invitaste a bailar, embistiendo a mi capote yo me asomaba al balcón de tu escote. La culpa fue del Cha-cha-chá, sí, fue del Cha-cha-chá, que me volvió un caradura por la más pura casualidad.

    Salimos por la puerta del night club cogidos de la mano, para celebrar el triunfo verdadero del arte torero y del cha-cha-chá que nos unió para siempre, sentimentalmente, por casualidad.

    Por eso la culpa fue del Cha-cha-chá. Yo sé que la culpa fue del cha-cha-chá. Por eso la culpa fue del cha-cha-chá. La culpa fue del Cha-cha-chá que tú me invitaste a bailar. Embistiendo a mi capote yo me asomaba al balcón de tu escote.



  • 1

    ¿Alguien baila cha-cha-chas? Me refiero a algún forista.



  • 2

    don pepito el bandolero
    se metio en un sombrero
    el sombrero era de paja
    se metio en una caja
    la caja era de carton
    se metio en un balon
    el balon era muy fino
    se metio en un pepino
    el pepino revento
    y don pepito se salvo



  • 3

    @src
    Si en las fiestas del pueblo



  • 4

    @src dijo en Saliste a la arena del night club y yo te recibí con mi quite mejor.:

    Estabas sudadita pues era una noche que hacía calor. Te invité a una copita y tú me endosaste el primer revolcón. Tenías querencia a la barra y tuve que tomar tres puyazos de ron para sacarte a los medios con el beneplácito de la afición, que con olés me animaba mientras me arrimaba a tan brava mujer. Y yo bolinga, bolinga, bolinga, haciendo frente a la situación con torería y valor. Y allí en la arena del night club citando sin ventaja y contento de ron te ceñí la cintura palpando tu faja con garbo y valor entre olés, ovaciones y aclamaciones de satisfacción.

    La culpa fue del Cha-cha-chá que tú me invitaste a bailar, embistiendo a mi capote yo me asomaba al balcón de tu escote. La culpa fue del Cha-cha-chá, sí, fue del Cha-cha-chá, que me volvió un caradura por la más pura casualidad.

    Salimos por la puerta del night club cogidos de la mano, para celebrar el triunfo verdadero del arte torero y del cha-cha-chá que nos unió para siempre, sentimentalmente, por casualidad.

    Por eso la culpa fue del Cha-cha-chá. Yo sé que la culpa fue del cha-cha-chá. Por eso la culpa fue del cha-cha-chá. La culpa fue del Cha-cha-chá que tú me invitaste a bailar. Embistiendo a mi capote yo me asomaba al balcón de tu escote.

    Hombre, por una vez coincidimos en gusto. Urrutia, sí señor, un pequeño genio de la canción.





Has perdido la conexión. Reconectando a Éxodo.