Ingleses isabelinos


  • 0

    El diputado «camorrista» inglés que dejó su escaño en Westminster para luchar en España por la Reina Isabel

    alt text
    Un diputado del Parlamento británico, de origen irlandés, que decide dejar su escaño y hacer el petate para venir a España a luchar por la Reina Isabel II de España tras el golpe de Estado protagonizado por los carlistas en 1833. Una guerra, además, donde su Gobierno se posicionó públicamente por la no intervención y dictó leyes contra aquellos súbditos que osaran alistarse al servicio de potencias extranjeras sin su consentimiento. ¿Se lo imaginan? Pues ocurrió, y lo más sorprendente es que no fue el único, ya que guió a otros miles de compatriotas voluntarios que, incluso, llegaron a hacer cola durante ocho días a la intemperie en las oficinas de reclutamiento establecidas en Londres.

    El nombre de nuestro protagonista es Lacy Evans, un general que también había luchado en la Guerra de Independencia contra los franceses, en Estados Unidos contra los americanos y en Waterloo contra Napoleón, aunque nunca de manera tan expuesta e intensa como lo hizo en España nada más desembarcar en el País Vasco. «Tengo la satisfacción de comunicar que, a las nueve y medía de esta mañana, en medio de salvas, repique de campanas y bandas de música, ha entrado en el puerto de San Sebastián un vapor inglés con un batallón de 500 hombres. Deberán seguirles otros 10.000 que debían embarcarse el día 12», podía leerse en el «Boletín de Álava» el 21 de julio de 1835.

    Uno de aspectos más curiosos de esta aventura es que tanto Lacy como sus hombres decidieron combatir por la Monarquía española y la causa liberal a pesar de los ataques que sufrieron por ello por parte de muchos periódicos ingleses, sobre todo, de los tories. En primer lugar, destacando sus errores y, en segundo, calificando a todos estos voluntarios y su general de simples camorristas, borrachos, sanguinarios o crueles, entre otras lindezas. El «Annual Register», por ejemplo, afirmaba que eran haraganes de Londres, Manchester y Glasgow. Y cuando seguían presentándose voluntarios también en Escocia, un reputado banquero llegó a felicitar al oficial encargado de reunirlos por dejarle la ciudad limpia de truhanes.

    La «Primera Guerra Civil española»

    Cuando el general Evans llegó a España no se habían cumplido ni dos años desde la muerte de Fernando VII ni del inicio de la Primera Guerra Carlista. O como se la conocía en la prensa en aquellos años, la «Primera Guerra Civil española». El desencadenante fue provocado por el Rey de España en 1932, cuando, encontrándose ya muy enfermo en La Granja, decidió derogar la Ley Sálica para asegurar la sucesión de su hija Isabel, nacida dos años antes. Aquella decisión fue un golpe muy duro para su hermano, el infante don Carlos, quien estaba convencido de que sería él quien reinaría al no tener el monarca ningún hijo varón.
    Retrato del Infante don Carlos, en 1825
    Retrato del Infante don Carlos, en 1825 - Vicente López Portaña

    Antes de fallecer el 29 de septiembre de 1833, el Rey nombró regente a María Cristina, hasta que su heredera alcanzara la mayoría de edad. El infante veía una vez más cómo fracasaban sus intentos de hacerse con el poder y, además, soportar como la nueva regente excarcelaba a muchos liberales, que eran sus grandes enemigos. Harto de aquella situación, Carlos no guardó ni un solo día de luto. El mismo día de la muerte de su hermano, lanzó un manifiesto reclamando la corona. Y al no oírse sus peticiones, una semana después se proclamó Rey de España en la localidad de Tricio (La Rioja). Comenzaba la guerra que acabó con la vida de más de 150.000 personas en siete años.

    Aunque eran de sobra conocidas sus simpatías por la causa isabelina, el Gobierno de Gran Bretaña se declaró neutral, entre otras cosas porque los carlistas contaban con un buen número de seguidores en las islas. Esa fue la razón principal de que no se atreviera a involucrar a su Ejército. Y, además, era consciente de que muchos diarios ingleses –los mismos que tachaban de camorristas y alcohólicos a Evans y los suyos–, ni siquiera habían condenado el asalto al poder del infante don Carlos. ¿Qué podía hacer?

    William Lamb y Guillermo IV

    La medida adoptada por el Gobierno británico fue muy hábil. No podía quedarse con los brazos cruzados ante los estragos que estaban causando las tropas del líder insurgente Tomás de Zumalacárregui, pero tampoco podía saltarse la «Foreign Enlistment Bill», esa ley que prohibía el alistamiento de cualquier ciudadano en el Ejército de ninguna potencia extranjera. Para ello, su primer ministro, William Lamb, permitió que se organizara un cuerpo de voluntarios no profesionales dispuestos a ir a España para luchar por la causa de la joven Isabel II y la Regente María Cristina, mientras el Rey Guillermo IV hizo público su deseo «de que sus súbditos tomasen parte en la empresa», proporcionando armas y equipo a todos los voluntarios.
    Tomás de Zumalacárregui, en 1836
    Tomás de Zumalacárregui, en 1836 - Adolphe Jean-Baptiste Bayot.

    No hubo muchos problemas para encontrarlos, en parte por la difícil situación económica que atravesaba el Reino Unido. El número exacto nunca se ha conocido, pero sabemos que hacia finales de octubre de 1835, la conocida como «Legión auxiliar inglesa» ya contaba en la costa cantábrica con 7.000 u 8.000 hombres, según las cifras aportadas por José Miguel Santamaría en su tesis «British Auxiliary Legion: aportación británica a la Primera Guerra Carlista» (Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2011). En total, 3.200 ingleses, 2.800 irlandeses y 1.800 escoceses, aproximadamente. Pero el autor cree que «pasarían por sus filas entre diez y doce mil hombres, incluyendo los distintos grupos de reclutas que se fueron incorporando a lo largo de los casi tres años de servicio».

    «Las noticias de San Sebastián hablan favorablemente de la buena armonía que reina entre las tropas inglesas y españolas. Se estaba preparando todo para facilitar la salida de los auxiliares al teatro de la guerra, pero este movimiento no podría ejecutarse hasta después de llegar el general Evans», informaba la «Revista Española» el 5 de agosto de 1835. Y cuando este lo hizo, se olvidó de su ego y no dudó en ponerse bajo las órdenes del general español Luis Fernández de Córdova, en una sintonía muy buena que describía así «El Español»: «Parece que los generales han quedado satisfechos uno con el otro, y yo mismo he oído decir al general Córdova que el señor Evans ha manifestado los más vivos deseos de emplearse inmediatamente de manera activa contra los enemigos [...]. Evans me ha parecido más español que inglés en su figura y su carácter. Alto, delgado, de color moreno, con ojos negros y vivos y una fisonomía expresiva en extremo. Su genio es franco y sus modales sueltos».

    Dos años en España

    Los carlistas estaban en plena expansión en el momento de la llegada de Evans. Sus hombres no tardaron en realizar los primeros sacrificios por la Reina Isabel debido a la epidemia sufrida en Vitoria durante el invierno de 1835: dos de sus regimientos quedaron disueltos por las muertes y los supervivientes pasaron a cubrir las bajas del resto de cuerpos. Comenzaba un periodo de dos años de combates, los que el general británico había pactado con la regente María Cristina antes de embarcar hacia el País Vasco. En 1836, su legión participó en mantener a salvo el puerto y la fortaleza del monte Urgull, en San Sebastián, ante los intentos carlistas de sitiar la ciudad. También evitó también la conquista del puerto de Pasajes. Y durante el sitio de Bilbao, se pusieron a las órdenes de Baldomero Espartero para liberar la ciudad. De hecho, no se hubiera conseguido sin el apoyo del general británico y sus hombres desde Portugalete.

    Cuando el infante don Carlos organizó la Expedición Real, la Legión Británica siguió combatiendo y acosando sin descanso en su retaguardia. Llegó a conquistar diversas ciudades en la zona del actual País Vasco, frenando el avance de los carlistas en Navarra. «En la tarde del día 14, el general Evans, al mando de la legión auxiliar inglesa, demostró de un modo brillante lo que puede ser el ejemplo de los jefes sobre sus soldados. Habiendo dado por casualidad con más de 200 enemigos, y sin otra gente que unos pocos oficiales de su estado mayor, 17 lanceros de la legión y un cortísimo número de infantes, atacó con mucha decisión y desconcertó al enemigo por el arrojo de su embestida. El mayor Rait consiguió entrar en las filas enemigas y causar mucho daño. Incluso hizo un prisionero que sacó con el cuchillo. Este encuentro sirve de muestra de lo que puede esperarse de nuestros dignos auxiliares ingleses, aunque desgraciadamente ha habido un lancero muerto y se perdió el caballo de uno de los ayudantes del general Evans», informaba la «Revista Española» el 20 de marzo de 1836.

    El grueso de los voluntarios británicos siguió combatiendo hasta el banquete que se organizó en San Sebastián, el 10 de junio de 1837, con motivo de la despedida de Lacy Evans, que volvió a Londres para continuar su vida de parlamentario. No se libró de alguna crítica más en relación a sus obligaciones como jefe de la Legión. «Esta crítica se agudizó, una vez licenciadas las tropas, con motivo de las reclamaciones económicas que los soldados y oficiales legionarios presentaron repetidas veces al gobierno español», explica Santamaría en su tesis.

    La unidad quedó disuelta, aunque entre 1.000 y 1.500 hombres decidieron quedarse en España para seguir combatiendo por la monarquía con la previa autorización de Espartero. Lucharon en diversos frentes, como es el caso de Andoain, pero las bajas fueron tan altas que la unidad acabó desapareciendo. Se cree que, en aquellos dos años, murieron alrededor de 2400 ingleses. En el monte Urgull de San Sebastián aún existe el llamado cementerio de los ingleses, donde se encuentran enterrados un buen número de británicos muertos en la ciudad durante la Primera Guerra Carlista. En Santander hay otro pequeño cementerio protestante con un monumento funerario en homenaje a los voluntarios de la Legión británica allí enterrados.



  • 1


  • 2

    He leído hasta "tras el golpe de Estado protagonizado por los carlistas en 1833". OK BOOMER



  • 3

    @Miramolín dijo en Ingleses isabelinos:

    He leído hasta "tras el golpe de Estado protagonizado por los carlistas en 1833". OK BOOMER

    Aayy los carlistones san picao :blabla:



  • 4

    @dehm dijo en Ingleses isabelinos:

    Aayy los carlistones san picao :blabla:

    No fueron quienes robaron el trono de manera ilegítima... :nusenuse:



  • 5

    didnt read lol



  • 6

    @src dijo en Ingleses isabelinos:

    didnt read lol

    mi tu



  • 7

    @Miramolín dijo en Ingleses isabelinos:

    @dehm dijo en Ingleses isabelinos:

    Aayy los carlistones san picao :blabla:

    No fueron quienes robaron el trono de manera ilegítima... :nusenuse:

    Legitimidades aparte, a mí el periodo isabelino no me pareció tan malo. Creo que esa mujer podría haber hecho grandes cosas, pero la guerra civil lastró mucho cualquier intento de avance.



  • 8

    @dehm dijo en Ingleses isabelinos:

    Legitimidades aparte, a mí el periodo isabelino no me pareció tan malo. Creo que esa mujer podría haber hecho grandes cosas, pero la guerra civil lastró mucho cualquier intento de avance.

    No lo veo de la misma manera. Quitando que Isabel es una pelele, cosa que no es importante, la España del XIX cava la fosa de la estabilidad española y del espíritu español.
    Entiendo que veas un periodo liberal como algo bueno, porque eres liberal, pero las medidas liberales, llevadas a cabo de mala manera y sólo para beneficio de gente con posibles, de dudosa moral, supuso el empobrecimiento de las clases bajas del campo, su expulsión en muchos casos (al desamortizar de la peor manera posible, por un precio irrisorio y pasando muchas propiedades, arrendadas en "pequeñas" parcelas, a manos de aristócratas y burgueses hijos de puta, que lo primero que hicieron fue dar suela a esa gente y crear latifundios deficientes...); se socava el orden moral, sin ofrecer una educación adecuada que permita el asentamiento de una nueva moral, entre el pueblo ignorante (no es culpa de los liberales, porque el bajón en la educación se arrastra desde tiempos de Carlos III... por culpa de otra megadesamortización, disfrazada de "es por el bien de España", como de costumbre); se iguala por abajo (en vez de coger los principios más avanzados de cada región española y llevarlos a todos los demás rincones, se hace tábula rasa en varios rincones de España, dándose cambios de poder absurdos, al aprovecharse de ellos cinco avispados, resultando en más gente desplazada al ser expulsada de sus hogares ancestrales, previa ruina premeditada por parte de quienes los expulsaba), se descuida, aún más, la Ciencia y la Tecnología (y, a pesar de ello, "tenemos" a algunos grandes genios que fueron la polla en vinagre, pero que tuvieron que lidiar con muchísimas limitaciones que sus colegas de otros países)...
    El siglo XIX es bonito de estudiar, pero es un claro ejemplo de avaricia, enchufismo, malas decisiones y podredumbre moral.

    Más o menos, ésos son los motivos por los que no estoy de acuerdo.



  • 9

    @Miramolín dijo en Ingleses isabelinos:

    @dehm dijo en Ingleses isabelinos:

    Legitimidades aparte, a mí el periodo isabelino no me pareció tan malo. Creo que esa mujer podría haber hecho grandes cosas, pero la guerra civil lastró mucho cualquier intento de avance.

    No lo veo de la misma manera. Quitando que Isabel es una pelele, cosa que no es importante, la España del XIX cava la fosa de la estabilidad española y del espíritu español.
    Entiendo que veas un periodo liberal como algo bueno, porque eres liberal, pero las medidas liberales, llevadas a cabo de mala manera y sólo para beneficio de gente con posibles, de dudosa moral, supuso el empobrecimiento de las clases bajas del campo, su expulsión en muchos casos (al desamortizar de la peor manera posible, por un precio irrisorio y pasando muchas propiedades, arrendadas en "pequeñas" parcelas, a manos de aristócratas y burgueses hijos de puta, que lo primero que hicieron fue dar suela a esa gente y crear latifundios deficientes...); se socava el orden moral, sin ofrecer una educación adecuada que permita el asentamiento de una nueva moral, entre el pueblo ignorante (no es culpa de los liberales, porque el bajón en la educación se arrastra desde tiempos de Carlos III... por culpa de otra megadesamortización, disfrazada de "es por el bien de España", como de costumbre); se iguala por abajo (en vez de coger los principios más avanzados de cada región española y llevarlos a todos los demás rincones, se hace tábula rasa en varios rincones de España, dándose cambios de poder absurdos, al aprovecharse de ellos cinco avispados, resultando en más gente desplazada al ser expulsada de sus hogares ancestrales, previa ruina premeditada por parte de quienes los expulsaba), se descuida, aún más, la Ciencia y la Tecnología (y, a pesar de ello, "tenemos" a algunos grandes genios que fueron la polla en vinagre, pero que tuvieron que lidiar con muchísimas limitaciones que sus colegas de otros países)...
    El siglo XIX es bonito de estudiar, pero es un claro ejemplo de avaricia, enchufismo, malas decisiones y podredumbre moral.

    Más o menos, ésos son los motivos por los que no estoy de acuerdo.

    Me descubro.

    Una pregunta, eres hinjeniero e historiador aficionado.

    • ¿Cual es tu época favorita?
    • ¿Cuales son los mejores libros de historia que has leído? (ya has hablado en algún post de eso, pero el alzheimer muy grande ser en mi...)
    • ¿Por qué ese amor a la historia y a las letras y ese desprecio a los lisensiados en esas disciplinas?


  • 10

    Otra curiosidad, enlazando tu respuesta de por qué no fue bueno el período isabelino....¿qué crees que hubiera pasado si llega a reinar Don Carlos?



  • 11

    @dehm dijo en Ingleses isabelinos:

    Me descubro.

    Una pregunta, eres hinjeniero e historiador aficionado.

    • ¿Cual es tu época favorita?
    • ¿Cuales son los mejores libros de historia que has leído? (ya has hablado en algún post de eso, pero el alzheimer muy grande ser en mi...)
    • ¿Por qué ese amor a la historia y a las letras y ese desprecio a los lisensiados en esas disciplinas?
    • ¿Qué crees que hubiera pasado si llega a reinar Don Carlos?
    • Depende, perdona la chapa antes de llegar a la respuesta; el caso es que mis favoritismos son movibles. Desde hace un año, más o menos, tengo un proyecto vital en mente, que, sin estudiar la carrera de Historia, antes, no podrá materializarse (de todas formas, creo que le dedicaría toda la vida y, aún así, no lo terminaría, conque es algo irrealizable). Es algo muy ambicioso, relacionado con la ingeniería y abarca desde la Prehistoria hasta el día en que me muera. El caso es que hay un segundo proyecto que me vino a la mente (de hecho, hay hasta un tercero y un cuarto), ambicioso, pero mucho menos, también relacionado en cierto modo con el proyecto vital, y es la Ciencia y Tecnología en España, desde finales del siglo XVII. Por supuesto, lo haría pasar por amigos y familiares científicos, historiadores y curas, antes de publicar nada, porque me puede mi virulencia y no quiero que mis libros tengan mis defectos (que son muchos y vosotros ya habéis visto, en más de una ocasión; esas cosas, cuando se trata de Historia, hay que desterrarlas totalmente).
      Ahora mismo, mi época favorita es la industrialización española, pero estoy haciendo acopio de libros, poco a poco, y no me he metido de lleno, así que soy un ignorante total.
    • Me gusta mucho más la novela que el ensayo. Así que no sabría decir de algún ensayo serio, porque suelo dejar casi todos cuando voy sobre el 80% (y tampoco son muchos, ojo), o sólo consulto la parte que me interesa (esto lo aprendí de mi padre; antes, yo era aún más retromongo). Tengo un problema muy serio: si estoy leyendo algo que me fascina, y encuentro un error histórico (que suelen ser por omisión por desconocimiento, porque nadie es perfecto), mi interés casi desaparece.
      Pues, no sé. Si tengo que elegir uno que haya terminado (sin ser novelas), lo tengo bastante jodido, por lo que te he dicho... Las cruzadas vistas por los árabes, mismamente. Si te vale novela, Vida y destino.
      Como más he aprendido, de todas formas, es discutiendo: tocándole los huevos a gente que sabe mil veces más que yo, para que me dé una paliza dialéctica (apunto mentalmente cómo me han apalizado, qué me parece interesante de todo ello, lo busco y leo sobre ello). Esto se puede hacer con amigos o con gente afable, pero si lo haces con un desconocido, olvídate de volver a aprender de él.
    • Porque las Humanidades son una base que todos deberíamos tener, lo mismo que las nociones básicas del Cristianismo (en el caso de los españoles), no deberían ser un fin, y mucho menos si no profundizan, como pasa con la mayoría de gente de Letras; hay unos pocos que se merecen nuestro respeto, pero son minoría.
      La gente de Letras no es de Letras porque valga para todo y haya decidido estudiar en profundidad algo que le fascina, los letrasados no son ningún Tolkien. La gente de Letras, en su mayoría, ensucia las Letras y es de Letras porque no vale para nada más y porque nuestro nivel de exigencia es mínimo. Si quienes estudian Letras, fueran albañiles, aparejadores, electricistas, carpinteros... no tendría ningún problema con las Letras. El problema de las Letras es la clase de escoria que las estudia por estudiar algo y porque no le da la cabeza para más, hundiendo aún más el nivel de las carreras de Letras (porque es un puto negocio, ellos no quieren prepararnos, sólo quieren nuestro dinero; cuanta más gente entre, mejor para ellos).
    • No sabría decirte. En el mejor de los casos, todavía tendríamos Cuba y algo más de África. En el peor de los casos, igual, ni siquiera existía España.


  • 12

    @Miramolín dijo en Ingleses isabelinos:

    es un claro ejemplo de avaricia, enchufismo, malas decisiones y podredumbre moral.

    Has definido a la perfección lo que ha sido tu país en toda su puta vida y lo que le quede de ella.



  • 13

    @Miramolín dijo en Ingleses isabelinos:

    @dehm dijo en Ingleses isabelinos:

    Me descubro.

    Una pregunta, eres hinjeniero e historiador aficionado.

    • ¿Cual es tu época favorita?
    • ¿Cuales son los mejores libros de historia que has leído? (ya has hablado en algún post de eso, pero el alzheimer muy grande ser en mi...)
    • ¿Por qué ese amor a la historia y a las letras y ese desprecio a los lisensiados en esas disciplinas?
    • ¿Qué crees que hubiera pasado si llega a reinar Don Carlos?
    • Depende, perdona la chapa antes de llegar a la respuesta; el caso es que mis favoritismos son movibles. Desde hace un año, más o menos, tengo un proyecto vital en mente, que, sin estudiar la carrera de Historia, antes, no podrá materializarse (de todas formas, creo que le dedicaría toda la vida y, aún así, no lo terminaría, conque es algo irrealizable). Es algo muy ambicioso, relacionado con la ingeniería y abarca desde la Prehistoria hasta el día en que me muera. El caso es que hay un segundo proyecto que me vino a la mente (de hecho, hay hasta un tercero y un cuarto), ambicioso, pero mucho menos, también relacionado en cierto modo con el proyecto vital, y es la Ciencia y Tecnología en España, desde finales del siglo XVII. Por supuesto, lo haría pasar por amigos y familiares científicos, historiadores y curas, antes de publicar nada, porque me puede mi virulencia y no quiero que mis libros tengan mis defectos (que son muchos y vosotros ya habéis visto, en más de una ocasión; esas cosas, cuando se trata de Historia, hay que desterrarlas totalmente).
      Ahora mismo, mi época favorita es la industrialización española, pero estoy haciendo acopio de libros, poco a poco, y no me he metido de lleno, así que soy un ignorante total.
    • Me gusta mucho más la novela que el ensayo. Así que no sabría decir de algún ensayo serio, porque suelo dejar casi todos cuando voy sobre el 80% (y tampoco son muchos, ojo), o sólo consulto la parte que me interesa (esto lo aprendí de mi padre; antes, yo era aún más retromongo). Tengo un problema muy serio: si estoy leyendo algo que me fascina, y encuentro un error histórico (que suelen ser por omisión por desconocimiento, porque nadie es perfecto), mi interés casi desaparece.
      Pues, no sé. Si tengo que elegir uno que haya terminado (sin ser novelas), lo tengo bastante jodido, por lo que te he dicho... Las cruzadas vistas por los árabes, mismamente. Si te vale novela, Vida y destino.
      Como más he aprendido, de todas formas, es discutiendo: tocándole los huevos a gente que sabe mil veces más que yo, para que me dé una paliza dialéctica (apunto mentalmente cómo me han apalizado, qué me parece interesante de todo ello, lo busco y leo sobre ello). Esto se puede hacer con amigos o con gente afable, pero si lo haces con un desconocido, olvídate de volver a aprender de él.
    • Porque las Humanidades son una base que todos deberíamos tener, lo mismo que las nociones básicas del Cristianismo (en el caso de los españoles), no deberían ser un fin, y mucho menos si no profundizan, como pasa con la mayoría de gente de Letras; hay unos pocos que se merecen nuestro respeto, pero son minoría.
      La gente de Letras no es de Letras porque valga para todo y haya decidido estudiar en profundidad algo que le fascina, los letrasados no son ningún Tolkien. La gente de Letras, en su mayoría, ensucia las Letras y es de Letras porque no vale para nada más y porque nuestro nivel de exigencia es mínimo. Si quienes estudian Letras, fueran albañiles, aparejadores, electricistas, carpinteros... no tendría ningún problema con las Letras. El problema de las Letras es la clase de escoria que las estudia por estudiar algo y porque no le da la cabeza para más, hundiendo aún más el nivel de las carreras de Letras (porque es un puto negocio, ellos no quieren prepararnos, sólo quieren nuestro dinero; cuanta más gente entre, mejor para ellos).
    • No sabría decirte. En el mejor de los casos, todavía tendríamos Cuba y algo más de África. En el peor de los casos, igual, ni siquiera existía España.

    Tengo algunos libros de la industrialización y conozco algunos cuantos de arqueología industrial. Si algún día te hace falta péganos un toque a @src y a mí :qmeparto:
    Pd: eso de «valer para todo»... te compro que la mayoría son (somos quizás) inútiles, pero vamos que a pesar de ser unos negados para la ingeniería o los números algunos desde siempre hemos destacado en letras, tenemos intereses que desarrollar y de ahí nuestra decisión.



  • 14

    @LISI dijo en Ingleses isabelinos:

    Has definido a la perfección lo que ha sido tu país en toda su puta vida y lo que le quede de ella.

    Si es lo que crees, es que tienes unos conocimientos sobre la Historia de Vizcaya acordes a las capacidades de una muger.

    @Doctor-Trivago dijo en Ingleses isabelinos:

    Tengo algunos libros de la industrialización y conozco algunos cuantos de arqueología industrial. Si algún día te hace falta péganos un toque a @src y a mí :qmeparto:
    Pd: eso de «valer para todo»... te compro que la mayoría son (somos quizás) inútiles, pero vamos que a pesar de ser unos negados para la ingeniería o los números algunos desde siempre hemos destacado en letras, tenemos intereses que desarrollar y de ahí nuestra decisión.

    Pues, si me vas dando los títulos, te lo agradezco. :mgalletas:
    No tengo nada en contra de la gente que vale y que profundice, salvo que esté pagada de sí misma y no sea abierta de mente. Ésos me parecen peores que los inútiles.



  • 15

    @Miramolín dijo en Ingleses isabelinos:

    Si es lo que crees, es que tienes unos conocimientos sobre la Historia de Vizcaya acordes a las capacidades de una muger.

    No me queda claro. ¿Vizcaya es el ombligo de la península, o el ojete?



  • 16

    @Miramolín dijo en Ingleses isabelinos:

    @dehm dijo en Ingleses isabelinos:

    Me descubro.

    Una pregunta, eres hinjeniero e historiador aficionado.

    • ¿Cual es tu época favorita?
    • ¿Cuales son los mejores libros de historia que has leído? (ya has hablado en algún post de eso, pero el alzheimer muy grande ser en mi...)
    • ¿Por qué ese amor a la historia y a las letras y ese desprecio a los lisensiados en esas disciplinas?
    • ¿Qué crees que hubiera pasado si llega a reinar Don Carlos?
    • Depende, perdona la chapa antes de llegar a la respuesta; el caso es que mis favoritismos son movibles. Desde hace un año, más o menos, tengo un proyecto vital en mente, que, sin estudiar la carrera de Historia, antes, no podrá materializarse (de todas formas, creo que le dedicaría toda la vida y, aún así, no lo terminaría, conque es algo irrealizable). Es algo muy ambicioso, relacionado con la ingeniería y abarca desde la Prehistoria hasta el día en que me muera. El caso es que hay un segundo proyecto que me vino a la mente (de hecho, hay hasta un tercero y un cuarto), ambicioso, pero mucho menos, también relacionado en cierto modo con el proyecto vital, y es la Ciencia y Tecnología en España, desde finales del siglo XVII. Por supuesto, lo haría pasar por amigos y familiares científicos, historiadores y curas, antes de publicar nada, porque me puede mi virulencia y no quiero que mis libros tengan mis defectos (que son muchos y vosotros ya habéis visto, en más de una ocasión; esas cosas, cuando se trata de Historia, hay que desterrarlas totalmente).
      Ahora mismo, mi época favorita es la industrialización española, pero estoy haciendo acopio de libros, poco a poco, y no me he metido de lleno, así que soy un ignorante total.
    • Me gusta mucho más la novela que el ensayo. Así que no sabría decir de algún ensayo serio, porque suelo dejar casi todos cuando voy sobre el 80% (y tampoco son muchos, ojo), o sólo consulto la parte que me interesa (esto lo aprendí de mi padre; antes, yo era aún más retromongo). Tengo un problema muy serio: si estoy leyendo algo que me fascina, y encuentro un error histórico (que suelen ser por omisión por desconocimiento, porque nadie es perfecto), mi interés casi desaparece.
      Pues, no sé. Si tengo que elegir uno que haya terminado (sin ser novelas), lo tengo bastante jodido, por lo que te he dicho... Las cruzadas vistas por los árabes, mismamente. Si te vale novela, Vida y destino.
      Como más he aprendido, de todas formas, es discutiendo: tocándole los huevos a gente que sabe mil veces más que yo, para que me dé una paliza dialéctica (apunto mentalmente cómo me han apalizado, qué me parece interesante de todo ello, lo busco y leo sobre ello). Esto se puede hacer con amigos o con gente afable, pero si lo haces con un desconocido, olvídate de volver a aprender de él.
    • Porque las Humanidades son una base que todos deberíamos tener, lo mismo que las nociones básicas del Cristianismo (en el caso de los españoles), no deberían ser un fin, y mucho menos si no profundizan, como pasa con la mayoría de gente de Letras; hay unos pocos que se merecen nuestro respeto, pero son minoría.
      La gente de Letras no es de Letras porque valga para todo y haya decidido estudiar en profundidad algo que le fascina, los letrasados no son ningún Tolkien. La gente de Letras, en su mayoría, ensucia las Letras y es de Letras porque no vale para nada más y porque nuestro nivel de exigencia es mínimo. Si quienes estudian Letras, fueran albañiles, aparejadores, electricistas, carpinteros... no tendría ningún problema con las Letras. El problema de las Letras es la clase de escoria que las estudia por estudiar algo y porque no le da la cabeza para más, hundiendo aún más el nivel de las carreras de Letras (porque es un puto negocio, ellos no quieren prepararnos, sólo quieren nuestro dinero; cuanta más gente entre, mejor para ellos).
    • No sabría decirte. En el mejor de los casos, todavía tendríamos Cuba y algo más de África. En el peor de los casos, igual, ni siquiera existía España.

    @Doctor-Trivago dijo en Ingleses isabelinos:

    @Miramolín dijo en Ingleses isabelinos:

    @dehm dijo en Ingleses isabelinos:

    Me descubro.

    Una pregunta, eres hinjeniero e historiador aficionado.

    • ¿Cual es tu época favorita?
    • ¿Cuales son los mejores libros de historia que has leído? (ya has hablado en algún post de eso, pero el alzheimer muy grande ser en mi...)
    • ¿Por qué ese amor a la historia y a las letras y ese desprecio a los lisensiados en esas disciplinas?
    • ¿Qué crees que hubiera pasado si llega a reinar Don Carlos?
    • Depende, perdona la chapa antes de llegar a la respuesta; el caso es que mis favoritismos son movibles. Desde hace un año, más o menos, tengo un proyecto vital en mente, que, sin estudiar la carrera de Historia, antes, no podrá materializarse (de todas formas, creo que le dedicaría toda la vida y, aún así, no lo terminaría, conque es algo irrealizable). Es algo muy ambicioso, relacionado con la ingeniería y abarca desde la Prehistoria hasta el día en que me muera. El caso es que hay un segundo proyecto que me vino a la mente (de hecho, hay hasta un tercero y un cuarto), ambicioso, pero mucho menos, también relacionado en cierto modo con el proyecto vital, y es la Ciencia y Tecnología en España, desde finales del siglo XVII. Por supuesto, lo haría pasar por amigos y familiares científicos, historiadores y curas, antes de publicar nada, porque me puede mi virulencia y no quiero que mis libros tengan mis defectos (que son muchos y vosotros ya habéis visto, en más de una ocasión; esas cosas, cuando se trata de Historia, hay que desterrarlas totalmente).
      Ahora mismo, mi época favorita es la industrialización española, pero estoy haciendo acopio de libros, poco a poco, y no me he metido de lleno, así que soy un ignorante total.
    • Me gusta mucho más la novela que el ensayo. Así que no sabría decir de algún ensayo serio, porque suelo dejar casi todos cuando voy sobre el 80% (y tampoco son muchos, ojo), o sólo consulto la parte que me interesa (esto lo aprendí de mi padre; antes, yo era aún más retromongo). Tengo un problema muy serio: si estoy leyendo algo que me fascina, y encuentro un error histórico (que suelen ser por omisión por desconocimiento, porque nadie es perfecto), mi interés casi desaparece.
      Pues, no sé. Si tengo que elegir uno que haya terminado (sin ser novelas), lo tengo bastante jodido, por lo que te he dicho... Las cruzadas vistas por los árabes, mismamente. Si te vale novela, Vida y destino.
      Como más he aprendido, de todas formas, es discutiendo: tocándole los huevos a gente que sabe mil veces más que yo, para que me dé una paliza dialéctica (apunto mentalmente cómo me han apalizado, qué me parece interesante de todo ello, lo busco y leo sobre ello). Esto se puede hacer con amigos o con gente afable, pero si lo haces con un desconocido, olvídate de volver a aprender de él.
    • Porque las Humanidades son una base que todos deberíamos tener, lo mismo que las nociones básicas del Cristianismo (en el caso de los españoles), no deberían ser un fin, y mucho menos si no profundizan, como pasa con la mayoría de gente de Letras; hay unos pocos que se merecen nuestro respeto, pero son minoría.
      La gente de Letras no es de Letras porque valga para todo y haya decidido estudiar en profundidad algo que le fascina, los letrasados no son ningún Tolkien. La gente de Letras, en su mayoría, ensucia las Letras y es de Letras porque no vale para nada más y porque nuestro nivel de exigencia es mínimo. Si quienes estudian Letras, fueran albañiles, aparejadores, electricistas, carpinteros... no tendría ningún problema con las Letras. El problema de las Letras es la clase de escoria que las estudia por estudiar algo y porque no le da la cabeza para más, hundiendo aún más el nivel de las carreras de Letras (porque es un puto negocio, ellos no quieren prepararnos, sólo quieren nuestro dinero; cuanta más gente entre, mejor para ellos).
    • No sabría decirte. En el mejor de los casos, todavía tendríamos Cuba y algo más de África. En el peor de los casos, igual, ni siquiera existía España.

    Tengo algunos libros de la industrialización y conozco algunos cuantos de arqueología industrial. Si algún día te hace falta péganos un toque a @src y a mí :qmeparto:
    Pd: eso de «valer para todo»... te compro que la mayoría son (somos quizás) inútiles, pero vamos que a pesar de ser unos negados para la ingeniería o los números algunos desde siempre hemos destacado en letras, tenemos intereses que desarrollar y de ahí nuestra decisión.

    Entiendo que el problema es que la mayoría de la gente que hace una filología, psicología*, magisterio y ese tipo de carrera es porque son infraseres y no tienen nota para otra cosa.
    Y es una pena, porque la gente que lo hace por verdadero amor al conocimiento suelen estar por encima de la media (ya sea ciencias o letras), pero están condenados a compartir estigmas...y aulas, con el resto que son mayoría.

    Como ejemplo, el @Doctor-Trivago , al que se le ve una persona cultivada e inquieta. O mi viejo, que estudió historia por pasión y periodismo porque tenía que ganarse la vida. Hoy, ya jubilado, dedica su tiempo a la historia, su pasión, y escribe artículos y hace vida de cultureta en los círculos locales.

    *psicología es una basura en cualquier caso :ahsisi:



  • 17

    @dehm dijo en Ingleses isabelinos:

    @Miramolín dijo en Ingleses isabelinos:

    @dehm dijo en Ingleses isabelinos:

    Me descubro.

    Una pregunta, eres hinjeniero e historiador aficionado.

    • ¿Cual es tu época favorita?
    • ¿Cuales son los mejores libros de historia que has leído? (ya has hablado en algún post de eso, pero el alzheimer muy grande ser en mi...)
    • ¿Por qué ese amor a la historia y a las letras y ese desprecio a los lisensiados en esas disciplinas?
    • ¿Qué crees que hubiera pasado si llega a reinar Don Carlos?
    • Depende, perdona la chapa antes de llegar a la respuesta; el caso es que mis favoritismos son movibles. Desde hace un año, más o menos, tengo un proyecto vital en mente, que, sin estudiar la carrera de Historia, antes, no podrá materializarse (de todas formas, creo que le dedicaría toda la vida y, aún así, no lo terminaría, conque es algo irrealizable). Es algo muy ambicioso, relacionado con la ingeniería y abarca desde la Prehistoria hasta el día en que me muera. El caso es que hay un segundo proyecto que me vino a la mente (de hecho, hay hasta un tercero y un cuarto), ambicioso, pero mucho menos, también relacionado en cierto modo con el proyecto vital, y es la Ciencia y Tecnología en España, desde finales del siglo XVII. Por supuesto, lo haría pasar por amigos y familiares científicos, historiadores y curas, antes de publicar nada, porque me puede mi virulencia y no quiero que mis libros tengan mis defectos (que son muchos y vosotros ya habéis visto, en más de una ocasión; esas cosas, cuando se trata de Historia, hay que desterrarlas totalmente).
      Ahora mismo, mi época favorita es la industrialización española, pero estoy haciendo acopio de libros, poco a poco, y no me he metido de lleno, así que soy un ignorante total.
    • Me gusta mucho más la novela que el ensayo. Así que no sabría decir de algún ensayo serio, porque suelo dejar casi todos cuando voy sobre el 80% (y tampoco son muchos, ojo), o sólo consulto la parte que me interesa (esto lo aprendí de mi padre; antes, yo era aún más retromongo). Tengo un problema muy serio: si estoy leyendo algo que me fascina, y encuentro un error histórico (que suelen ser por omisión por desconocimiento, porque nadie es perfecto), mi interés casi desaparece.
      Pues, no sé. Si tengo que elegir uno que haya terminado (sin ser novelas), lo tengo bastante jodido, por lo que te he dicho... Las cruzadas vistas por los árabes, mismamente. Si te vale novela, Vida y destino.
      Como más he aprendido, de todas formas, es discutiendo: tocándole los huevos a gente que sabe mil veces más que yo, para que me dé una paliza dialéctica (apunto mentalmente cómo me han apalizado, qué me parece interesante de todo ello, lo busco y leo sobre ello). Esto se puede hacer con amigos o con gente afable, pero si lo haces con un desconocido, olvídate de volver a aprender de él.
    • Porque las Humanidades son una base que todos deberíamos tener, lo mismo que las nociones básicas del Cristianismo (en el caso de los españoles), no deberían ser un fin, y mucho menos si no profundizan, como pasa con la mayoría de gente de Letras; hay unos pocos que se merecen nuestro respeto, pero son minoría.
      La gente de Letras no es de Letras porque valga para todo y haya decidido estudiar en profundidad algo que le fascina, los letrasados no son ningún Tolkien. La gente de Letras, en su mayoría, ensucia las Letras y es de Letras porque no vale para nada más y porque nuestro nivel de exigencia es mínimo. Si quienes estudian Letras, fueran albañiles, aparejadores, electricistas, carpinteros... no tendría ningún problema con las Letras. El problema de las Letras es la clase de escoria que las estudia por estudiar algo y porque no le da la cabeza para más, hundiendo aún más el nivel de las carreras de Letras (porque es un puto negocio, ellos no quieren prepararnos, sólo quieren nuestro dinero; cuanta más gente entre, mejor para ellos).
    • No sabría decirte. En el mejor de los casos, todavía tendríamos Cuba y algo más de África. En el peor de los casos, igual, ni siquiera existía España.

    @Doctor-Trivago dijo en Ingleses isabelinos:

    @Miramolín dijo en Ingleses isabelinos:

    @dehm dijo en Ingleses isabelinos:

    Me descubro.

    Una pregunta, eres hinjeniero e historiador aficionado.

    • ¿Cual es tu época favorita?
    • ¿Cuales son los mejores libros de historia que has leído? (ya has hablado en algún post de eso, pero el alzheimer muy grande ser en mi...)
    • ¿Por qué ese amor a la historia y a las letras y ese desprecio a los lisensiados en esas disciplinas?
    • ¿Qué crees que hubiera pasado si llega a reinar Don Carlos?
    • Depende, perdona la chapa antes de llegar a la respuesta; el caso es que mis favoritismos son movibles. Desde hace un año, más o menos, tengo un proyecto vital en mente, que, sin estudiar la carrera de Historia, antes, no podrá materializarse (de todas formas, creo que le dedicaría toda la vida y, aún así, no lo terminaría, conque es algo irrealizable). Es algo muy ambicioso, relacionado con la ingeniería y abarca desde la Prehistoria hasta el día en que me muera. El caso es que hay un segundo proyecto que me vino a la mente (de hecho, hay hasta un tercero y un cuarto), ambicioso, pero mucho menos, también relacionado en cierto modo con el proyecto vital, y es la Ciencia y Tecnología en España, desde finales del siglo XVII. Por supuesto, lo haría pasar por amigos y familiares científicos, historiadores y curas, antes de publicar nada, porque me puede mi virulencia y no quiero que mis libros tengan mis defectos (que son muchos y vosotros ya habéis visto, en más de una ocasión; esas cosas, cuando se trata de Historia, hay que desterrarlas totalmente).
      Ahora mismo, mi época favorita es la industrialización española, pero estoy haciendo acopio de libros, poco a poco, y no me he metido de lleno, así que soy un ignorante total.
    • Me gusta mucho más la novela que el ensayo. Así que no sabría decir de algún ensayo serio, porque suelo dejar casi todos cuando voy sobre el 80% (y tampoco son muchos, ojo), o sólo consulto la parte que me interesa (esto lo aprendí de mi padre; antes, yo era aún más retromongo). Tengo un problema muy serio: si estoy leyendo algo que me fascina, y encuentro un error histórico (que suelen ser por omisión por desconocimiento, porque nadie es perfecto), mi interés casi desaparece.
      Pues, no sé. Si tengo que elegir uno que haya terminado (sin ser novelas), lo tengo bastante jodido, por lo que te he dicho... Las cruzadas vistas por los árabes, mismamente. Si te vale novela, Vida y destino.
      Como más he aprendido, de todas formas, es discutiendo: tocándole los huevos a gente que sabe mil veces más que yo, para que me dé una paliza dialéctica (apunto mentalmente cómo me han apalizado, qué me parece interesante de todo ello, lo busco y leo sobre ello). Esto se puede hacer con amigos o con gente afable, pero si lo haces con un desconocido, olvídate de volver a aprender de él.
    • Porque las Humanidades son una base que todos deberíamos tener, lo mismo que las nociones básicas del Cristianismo (en el caso de los españoles), no deberían ser un fin, y mucho menos si no profundizan, como pasa con la mayoría de gente de Letras; hay unos pocos que se merecen nuestro respeto, pero son minoría.
      La gente de Letras no es de Letras porque valga para todo y haya decidido estudiar en profundidad algo que le fascina, los letrasados no son ningún Tolkien. La gente de Letras, en su mayoría, ensucia las Letras y es de Letras porque no vale para nada más y porque nuestro nivel de exigencia es mínimo. Si quienes estudian Letras, fueran albañiles, aparejadores, electricistas, carpinteros... no tendría ningún problema con las Letras. El problema de las Letras es la clase de escoria que las estudia por estudiar algo y porque no le da la cabeza para más, hundiendo aún más el nivel de las carreras de Letras (porque es un puto negocio, ellos no quieren prepararnos, sólo quieren nuestro dinero; cuanta más gente entre, mejor para ellos).
    • No sabría decirte. En el mejor de los casos, todavía tendríamos Cuba y algo más de África. En el peor de los casos, igual, ni siquiera existía España.

    Tengo algunos libros de la industrialización y conozco algunos cuantos de arqueología industrial. Si algún día te hace falta péganos un toque a @src y a mí :qmeparto:
    Pd: eso de «valer para todo»... te compro que la mayoría son (somos quizás) inútiles, pero vamos que a pesar de ser unos negados para la ingeniería o los números algunos desde siempre hemos destacado en letras, tenemos intereses que desarrollar y de ahí nuestra decisión.

    Como ejemplo, el @Doctor-Trivago , al que se le ve una persona cultivada e inquieta. O mi viejo, que estudió historia por pasión y periodismo porque tenía que ganarse la vida. Hoy, ya jubilado, dedica su tiempo a la historia, su pasión, y escribe artículos y hace vida de cultureta en los círculos locales.

    Pues realmente yo me veo una persona medianamente cultivada pero vacía. He de reconocer que no he leído ni de lejos todo lo que debería, y de lo que he leído no me suele quedar más que una vaga idea. Almaceno libros por cientos, y quitando algunos no me he leído casi ninguno, más allá de alguna parte que me ha resultado de interés cuando echaba un vistazo. Me gusta consumir información digerida y masticada por vídeos de YouTube, con lo bueno y lo malo que ello conlleva. Para algunos soy bastante sabio, para otros un imbécil pollopera, y para mí mismo una cáscara vacía, un buen marketing sin casi nada que vender en realidad.
    Mis dieces para tu padre, yo durante el confinamiento también he publicado un artículo, no demasiado relevante y encuadrado más en la opinión que en historia o arqueología en sí, pero algo es algo.



  • 18

    @Doctor-Trivago dijo en Ingleses isabelinos:

    de lo que he leído no me suele quedar más que una vaga idea

    Después de mucho leer y de mucho olvidar, a lo que queda se le llama cultura.



  • 19

    @LISI dijo en Ingleses isabelinos:

    No me queda claro. ¿Vizcaya es el ombligo de la península, o el ojete?

    Vizcaya es el alfa y el omega.

    @dehm dijo en Ingleses isabelinos:

    Entiendo que el problema es que la mayoría de la gente que hace una filología, psicología*, magisterio y ese tipo de carrera es porque son infraseres y no tienen nota para otra cosa.
    Y es una pena, porque la gente que lo hace por verdadero amor al conocimiento suelen estar por encima de la media (ya sea ciencias o letras), pero están condenados a compartir estigmas...y aulas, con el resto que son mayoría.

    Como ejemplo, el @Doctor-Trivago , al que se le ve una persona cultivada e inquieta. O mi viejo, que estudió historia por pasión y periodismo porque tenía que ganarse la vida. Hoy, ya jubilado, dedica su tiempo a la historia, su pasión, y escribe artículos y hace vida de cultureta en los círculos locales.

    *psicología es una basura en cualquier caso :ahsisi:

    Bueno, entonces, yo soy un infraser, porque entré a mi ingeniería con una nota de mierda y siempre he tenido notas de mierda (hasta la universidad, no tuve ni un solo sobresaliente :mgalletas:). Precisamente, soy muy contrario a las notas hasta la Universidad; prefiero que entren millones y se vaya el 98% antes de que termine el primer curso, por la dificultad de las carreras, antes que quedarte sólo con los empollones (suena a asqueroso presumido de cojones, pero no creo que mienta si digo que me meaba fácilmente en la cara de cualquiera de mi generación que entrara en Historia o en Química o en alguna otra; pero yo tenía menos nota que cualquiera, como quien dice :nusenuse:).

    Me alegro por tu viejo. La Historia es algo apasionante y es un buen entretenimiento para pasar el rato.
    Pues, aprovechando que tienes viejo historiador, le preguntas de mi parte por libros de Historia Naval, Historia de la Minería, Historia de la Agricultura, Historia de la Ganadería e Historia de la Industria en Granada y de Andalucía. Y me pasas los títulos. Gracias por adelantado. :ahsisi:

    @Doctor-Trivago dijo en Ingleses isabelinos:

    Pues realmente yo me veo una persona medianamente cultivada pero vacía. He de reconocer que no he leído ni de lejos todo lo que debería, y de lo que he leído no me suele quedar más que una vaga idea. Almaceno libros por cientos, y quitando algunos no me he leído casi ninguno, más allá de alguna parte que me ha resultado de interés cuando echaba un vistazo. Me gusta consumir información digerida y masticada por vídeos de YouTube, con lo bueno y lo malo que ello conlleva. Para algunos soy bastante sabio, para otros un imbécil pollopera, y para mí mismo una cáscara vacía, un buen marketing sin casi nada que vender en realidad.
    Mis dieces para tu padre, yo durante el confinamiento también he publicado un artículo, no demasiado relevante y encuadrado más en la opinión que en historia o arqueología en sí, pero algo es algo.

    Resumiendo: Eres vasco. :mgalletas:
    Sigo esperando los títulos. No me obligues a sacar una navaja. :ahsisi:





Has perdido la conexión. Reconectando a Éxodo.